Consejos para masajear a los bebés a los que no les gusta que los masajeen

Mi objetivo es crear bebés felices a través del masaje, pero, por supuesto, no todos los bebés se acuestan y arrullan mientras les practicas cariñosamente técnicas de masaje infantil. Desde dictar clases y enseñar a cientos de padres y bebés, no es raro que los bebés aúllen indignados ante la primera señal de masaje, y lo peor que puede hacer es apretar los dientes y continuar: corre el riesgo de crear un asociación negativa en sus mentes. Así que he escrito este breve artículo para ayudar a aquellas mamás con bebés a los que no les gusta que les den masajes.

¿Entonces, para qué molestarse? Seguramente si al bebé no le gusta, simplemente no lo hagas. Bueno, por supuesto que es una opción, pero cuando considera todos los fantásticos beneficios del masaje infantil, vale la pena probar algunas de las ideas discutidas aquí.

Consejo #1 Prepara la escena

Piense en el medio ambiente y en su bebé. ¿Es cálido, tranquilo, silencioso? Es probable que un bebé sensible al que se desviste en el salón de una iglesia con corrientes de aire con otros seis bebés cuando están acostumbrados a días tranquilos y pacíficos en casa solo ustedes dos, proteste. A algunos bebés les encanta la interacción social de estar con otros bebés y estar en un entorno nuevo y simulado, ya otros no. Piense en quién es su bebé y establezca la escena en consecuencia. Elija una clase más pequeña, en un ambiente más cálido, u obtenga un DVD o descárguelo y practique en casa.

Consejo #2 Vístete (y desvístete) sabiamente

Si vas a una clase o vas a hacer la rutina en casa, viste a tu bebé con ropa holgada y cómoda. Los trajes de dormir son ideales. Tirar y quitarle la ropa a un bebé puede ser un poco estresante para ellos, así que haga las cosas lo más fáciles posible para ambos. Desnúdalos lenta y suavemente, con mucho estímulo positivo para que se sientan felices y cómodos. Un problema importante con los bebés pequeños es que se sienten inseguros cuando están desnudos (¡¿no es así?!), así que tenlo en cuenta. Coloque una muselina o una manta sobre las partes del cuerpo que no se están masajeando. Esto evita que se enfríen y aumenta su sensación de seguridad, por lo que, a menos que a su bebé le guste estar desnudo en cualquier oportunidad (el mío lo era y, francamente, todavía lo es), esta es una buena estrategia.

Piensa en tus propios masajes (los recuerdas, ¿verdad? Hace mucho, mucho tiempo…) y cómo te cubren con toallas y solo queda expuesta la sección que te están masajeando. Para los recién nacidos es muy importante regular la temperatura por lo que recomendaría masajear en casa durante las primeras semanas. Para el bebé que se niega rotundamente a que lo desnuden felizmente, o el padre que quiere masajear sin involucrarse con aceite (mientras está fuera de casa, por ejemplo), es encantador masajear a través de la ropa. Una sola capa es mejor y un roce suave en la espalda y las piernas, mientras que estar erguido en el hombro es muy calmante y relajante. Me imagino que haces esto de forma natural de todos modos, ¡así que ya estás practicando masajes para bebés todos los días! Si no está feliz acostado en el suelo, siéntate con la espalda apoyada y deja que se acueste sobre tus rodillas, de esa manera también podrá verte mejor.

Consejo #3 El tiempo lo es todo

La hora del día en la que te masajeas es importante, pero no puedo decirte cuál es la mejor hora para ti. Esta es una de las preguntas más comunes que me hacen, pero es muy individual para la rutina de cada bebé, pero mi consejo siempre es este: Masaje en el momento más feliz de su bebé. Todos los bebés tienen un buen período del día: algunos son a media mañana, otros a media tarde y otros a la hora de acostarse. El consenso común a menudo ha sido hacer que el masaje forme parte de la rutina antes de acostarse y yo apoyaría eso, pero no si para cuando termine el baño, su bebé está gritando hambriento y exhausto. Ese no es el momento de empezar a dar masajes.

Las noches también pueden ser a menudo un momento frenético, con parejas que llegan a casa y azotan al bebé en un frenesí, o hermanos mayores que quieren su parte de tu atención, o personas a las que alimentar (a veces incluso a ti mismo), etc. Entonces, en algunos casos, parece una locura tratar de encajar masajear al bebé durante 20 minutos en este momento en el que han pasado toda la mañana sentados solo ustedes dos viendo a Jeremy Kyle y comiendo hobnobs (¿solo yo entonces?). A partir de los comentarios de mis madres en las clases, descubrí que el masaje por la mañana conduce a siestas diurnas de mejor calidad ese día y mejora el sueño por la noche. Además, si está masajeando para los cólicos, la media mañana es un momento tranquilo y silencioso, y el masaje parece tener un efecto positivo en el momento de los cólicos de la noche. Así que haga asociaciones positivas y masajee cuando ambos estén en su mejor momento.

Consejo #4 Ajústelo a su horario, no al revés

Otro punto que debo señalar aquí es que no debes sentir que debes sentarte y realizar una rutina completa de 20 minutos todos los días. ¡Estoy seguro de que tienes suficiente de qué preocuparte sin sentirte culpable por no haber hecho un masaje también! Intente incluir un masaje completo un par de veces a la semana, sí, eso es genial, pero también sea creativo e inclúyalo en su rutina y no al revés. Me apasiona masajear los pies (ya que soy un reflexólogo capacitado), por lo que recomendaría masajear los pies todos los días, y un buen momento para hacerlo es durante el cambio de pañal (y hay suficientes en el día) y cuando están teniendo una pequeña patada.

Consejo #5 Sé feliz

Si tiene un bebé que no está tan interesado en recibir masajes, puede sentirse tenso antes de comenzar, especialmente en una situación de grupo. ¡Tu bebé se dará cuenta de esto a través de tu lenguaje corporal y su propio sexto sentido! Estírate, ponte cómodo y relájate antes de empezar. Asegúrate de tener todo a mano (aceite, toallitas, toalla). ¡mantén el contacto visual y sonríe! Si te concentras mucho y te miras las manos en lugar de mirarlas a ellas, es posible que se preocupen un poco. ¡El contacto visual, sonreír y cantar canciones tontas ayuda!

Espero que lo anterior ayude si tienes un bebé que no está tan interesado en recibir masajes. También puede descubrir que, a medida que pasa el tiempo, se prefieren y se rechazan diferentes movimientos, por lo que es importante volver a intentarlo en unas pocas semanas y ver si las cosas han cambiado. ¡Disfruta de tu bebé!

Deja un comentario